93 232 10 56 / 964 216 644 / 973 282 005

Aunque pienses que los amortiguadores de tu coche están en perfecto estado, te recomiendo que hagas este pequeño test casero para saber si ha llegado el momento de revisar la amortiguación de tu vehículo. Ejerce una fuerte presión hacia el suelo en cualquier extremo de tu coche. Si la carrocería baja pero luego vuelve a su posición original de forma lenta y estable (sin pegar rebotes), los amortiguadores están en buen estado. De lo contrario, es muy probable que haya llegado el momento de cambiar los amortiguadores.

Si tu coche es un deportivo tipo Porsche 911, comprobarás que la suspensión es muy dura y te costará hundir la suspensión. Si no consigues llevar a cabo esta prueba para revisar la amortiguación del coche, te recomiendo que acudas a un taller. Hay maquinas que comprueban el estado de la suspensión y, de paso, así le echan un vistazo a todos los ‘silentblock’.

Un coche que pasa el examen de la suspensión de la ITV no quiere decir que la suspensión esté en perfecto estado. Por ello, si vas a comprar un coche de segunda mano, no dudes en realizarle este test para saber si los amortiguadores están en bien estado (o, si puedes, incluso es mejor que lo lleves para que lo revisen en un taller de confianza).

Por otro lado (aunque cada vez se realiza menos), ten presente que los amortiguadores se pueden reparar. Existen talleres especializados que desmontan los amortiguadores, instalan válvulas y juntas nuevas y, por supuesto, cambien el aceite. Este trabajo resulta fundamental en coches antiguos donde es muy complicado encontrar unidades nuevas.

Los amortiguadores no tienen un mantenimiento específico como pueden ser los cambios de aceite del motor o la caja de cambios. No obstante, si es importantísimo seguir estos seis consejos para cambiar los amortiguadores:

  1. Comprueba el estado de los amortiguadores cada 20.000 kilómetros.
  2. Cuando realices la revisión de los amortiguadores, aprovecha para echarle un vistazo al resto de elementos de la suspensión.
  3. Asegúrate que no tengan fugas de aceite. Si es así, deberías sustituirlos o repararlos al instante
  4. Si circulas en zonas en la que suelen esparcir mucha sal en la carretera, comprueba que los amortiguadores no tengan óxido.
  5. Como norma general, cada cinco años o 60.000 kilómetros conviene sustituir los amortiguadores por unos nuevos.
  6. También influye en la vida útil de tus neumáticos la carga que hayan tenido que soportar, si has conducido mucho con remolque, el tipo de conducción y, por supuesto, la clase de carreteras por las que has circulado.

Si necesitas amortiguadores de primera calidad, ENGAR SERVEIS I RECANVIS AUTO S.L. dispone de amortiguadores BOGE en stock, marca de contrastada calidad, a precios muy competitivos. No dudes en consultarnos. Te sorprenderemos.

ENGAR SERVEIS I RECANVIS AUTO S.L. 93.278.89.36 620.096.495