93 232 10 56 / 964 216 644 / 973 282 005

ELEMENTOS DE LA LÍNEA DE ESCAPE

  1. Colectores de escape

Recogen los gases quemados en la cámara de combustión y los conducen desde el bloque del motor hacia el exterior. Son tubos que trabajan a altas temperaturas y su desajuste puede provocar que parte de los gases de escape se liberen dentro del habitáculo del motor y pasen al interior del vehículo.

  1. Silenciador

Su función principal es reducir el nivel sonoro producido por el gas de escape. Es una de las piezas más sensibles a ser dañada por la corrosión, pues en los trayectos cortos en los que el escape no llega a alcanzar su temperatura de trabajo se puede quedar lleno de agua, y puede oxidarse.

Podemos ver este fenómeno observando la salida del tubo de escape de un coche que arranca en frío. Veremos claramente cómo expulsa agua al exterior. Esto no sucede cuando el escape está muy caliente. Existen también silenciadores intermedios, que cumplen la misma función.

  1. Catalizador

Su función principal es la de transformar las sustancias nocivas que emite el motor en elementos no tóxicos. Es importante para su funcionamiento que esté a alta temperatura por lo que está situado bastante cerca del motor. Este elemento es controlado en la ITV.

Ten en cuenta que la vida útil de un catalizador es de unos ocho años. Un catalizador en mal estado puede disminuir la potencia del motor si sus componentes internos se han desprendido. Esto hace que deje de ejercer su función de anticontaminante.

  1. Sonda lambda

Mide la concentración de oxígeno presente en el gas de escape. Esta medición es enviada a la centralita electrónica del vehículo la cual, variará adecuadamente la gestión de la inyección de combustible al motor para que la mezcla aire/combustible sea la óptima.

IMPORTANTE: Una sonda lambda averiada implica una falta grave en la ITV.

Filtro de partículas

Permite eliminar las pequeñas partículas contaminantes contenidas en los gases de escape de los vehículos diésel. Si esta pieza está defectuosa o necesita una reparación suele ser indicado por un testigo encendido en el tablero de abordo.